Cada vez son más las personas que han encontrado en la meditación un oasis de paz y tranquilidad. Además, cientos de estudios demuestran la eficacia de esta técnica milenaria a la hora de crear bienestar físico, mental y emocional. Así que, si estás interesado en saber cómo empezar a meditar, has llegado al lugar indicado.

Escribe Isabel Ward 

En primer lugar, descubrirás qué es y para qué sirve la meditación. Después, te daré unos consejos muy útiles para que des tus primeros pasos en esta práctica. Y, por último, te contaré lo más importante: qué beneficios recibirás.

Si al finalizar el artículo sientes curiosidad de saber algo más o tienes interés por avanzar en esta práctica, te animo a que te apuntes a mi próximo curso de mindfulness o curso de meditación a tu ritmo.

El momento presente esta lleno de alegría y felicidad. Si estas atento, lo verás.

Tich Nah Ham

Qué es y para qué sirve la meditación

Tu mente es igual de inquieta que un mono. Ya no solo porque tiende a saltar de pensamiento en pensamiento, como si se tratasen de ramas, sino porque le encanta causar alboroto en tu interior. Todo este desorden interno, producto de tensiones y malos hábitos que se retroalimentan, disipan la energía mental. Es más; pierdes la orientación y el enfoque hacia tus objetivos personales.

El resultado es que te vuelves poco eficaz en las acciones que realizas en la vida diaria. Al menos, hasta que empiezas a meditar.

La meditación es un entrenamiento de la mente que dista mucho de «poner la mente en blanco». Se trata de un estado en el que la mente está serena y activa al mismo tiempo, y que se alcanza mediante diversas técnicas. De ahí que existan distintas escuelas y métodos de meditación. No hay un método mejor que otro; todos ellos te conducirán a desarrollar tu atención.

Su práctica es fácil pero no sencilla. Más que nada, porque rara vez eliges lo que piensas, lo que sientes o a lo que atiendes. La meditación, por tanto, supone una «disciplina de pensamiento» con la que desarrollas la atención plena, la compasión y el optimismo.

A su vez, te enseña a gestionar dificultades como el estrés, la ansiedad y los pensamientos obsesivos, tres «monos salvajes» poco amigos de la calma.

Cuando haces de lo inevitable tu hogar,
llegarás exactamente a dónde necesitabas estar.

Kari Hohne

Cómo empezar a meditar

Uno de mis maestros de meditación dice que «la mente es la que determina la realidad». Así que, empieza dejando a un lado toda duda o impedimento. Luego, ponle corazón para acoger lo que sucede en el momento presente sin resistencia. ¿Ya estás listo? Pues comienza con esta pequeña práctica preliminar.

Si te ha resultado fácil, prueba con esta, que sólo te llevará un poco más de 10 minutos.

Toda práctica de meditación requiere de una intención, un actitud y un compromiso. Es decir, un deseo de querer alcanzar la calma interior y exterior, una fuerza mental y emocional, y una determinación para hacer lo que dices que vas a hacer

Consejos para empezar a meditar

Obviamente, esta es la parte teórica que, como te imaginarás, es más fácil decirla que realizarla. Por suerte, te daré unos consejos muy útiles con los que desarrollarla:

Sé constante. Practica todos los días al menos 15 minutos.

Elige un lugar y un momento para practicar en el que no puedas ser interrumpido.

– Elige una posición cómoda y estable.

Ábrete a recibir la experiencia, aunque estés cansado, nervioso, o tenso, sin tratar de cambiarla.

– Integra la meditación en tu vida cotidiana. Es decir, lleva la atención a cualquier actividad que realices durante el día, como cepillarte los dientes, ir al trabajo o hacer deporte.

Profundiza. Con el tiempo, emergerán dudas, preguntas y conflictos Por eso, involucrarte en la experiencia de otros meditadores y hazles partícipes de tu propia experiencia.

También es importante que practiques con una buena escuela. Seguro que con que investigues un poco encontrarás cerca de donde vives una escuela de yoga, centro budista o grupo de meditación que realice una práctica genuina.

En mi página web podrás encontrar muchos recursos, como libros inspiradores, vídeos y audios de meditación, entrevistas y artículos tan interesantes como este que estás leyendo. Así, obtendrás sus beneficios en primera persona.

No hay nada mejor que pararse en el encuentro de dos eternidades,,
el pasado y el futuro, que es precisamente el momento presente; esa es la línea que debes seguir.>

Henry David Thoreau

Los grandes beneficios de la meditación

Al principio de este artículo, mencioné una serie de estudios que muestran las virtudes de la meditación para tratar temas relacionados con la salud (control del estrés, de la ansiedad o del dolor).

No obstante, la meditación también ofrece beneficios indiscutibles sin necesidad de sufrir una enfermedad, como verás a continuación:

  • Reduce los efectos del estrés.

  • Aumenta la capacidad de concentración y atención.

  • Mejora la memoria y las funciones cognitivas.

  • Aumenta tu conciencia personal.

  • Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía.

  • Mejora tu salud emocional.

  • Promueve la aparición de pensamientos positivos.

  • Aumenta la tolerancia al dolor.

  • Reduce la presión sanguínea.

Si, además, vives en Madrid, puede ser que te encuentres meditando junto a Richard Gere. Aunque, si no es tu caso, que no te extrañe que a tu lado esté sentado algún actor famoso o personaje importante.

Publicaciones Similares